10 llibres per Sant Jordi

Llegir és un paradís / Atlantios

Ha estat un Sant Jordi diferent, confinat, potser sí que menys bonic que els altres, no ho sé. Però també molt més especial. No sé si en tornarem a viure un així. Res pot igualar l’encant dels llibres al carrer, les roses, els sentiments, l’amor, el bullici, les casetes, les bosses plenes de diaris, pamflets i regals.

Però amunt i avall, amb els nervis i el temps just per comprar els llibres que volia regalar, no crec recordar haver llegit una sola lletra en les darreres diades. Enguany, no només he tingut el temps per llegir, sinó que per primer cop en molt de temps he tornat a escriure ficció. Així que crec que no podria demanar un Sant Jordi millor. Ah, i el romàntic que és estar-se a casa llegint mentre mires per la finestra?

Només tinc el desig que seguim comprant llibres, que ajudem els nostres llibreters, perquè quan puguem sortir finalment i passegem pel carrer, no ens trobem que no han pogut tornar a pujar la persiana. Seria trist no poder gaudir d’aquells petits moments d’entrar en aquestes botigues màgiques que són les llibreries i revisar les novetats, fullejar algun llibre… 

A més, cal seguir llegint, cultivar la ment i aprofitar al màxim aquesta temporada que ens ha tocat viure tancats. Ara tot costa més. Són dies d’horaris incomplerts, disciplina, intents d’organització i productivitat fallits… Però si us agrada llegir, obligueu-vos a fer-ho. La meva millor aspiració quan s’acabi aquest confinament és poder-me haver llegit unes quantes novel·les.

A continuació, hi trobareu deu llibres. Són deu llibres que m’he estat llegint al llarg d’aquest lockdown, o bé que per algun motiu m’han cridat l’atenció i el desig.

  1. La peste

L’Hélène Rufat, la meva professora d’Estudis de Literatura Francesa, una optativa de la uni, ha canviat el programa d’estudis per poder començar llegint i analitzant aquesta obra de l’escriptor algerí Albert Camus, guanyador del Premi Nobel de Literatura de 1957. És la novel·la de la qual tothom parla i que s’ha posat de moda en aquesta crisi sanitària. Per què? És la crònica d’un doctor que s’enfronta a l’epidèmia d’un bacteri que arrassa la ciutat d’Oran.

  1. Dones valentes

Hi ha dues reporteres que fan una feina increïble a l’Orient Mitjà que mai no em vull perdre: una és Orla Guerin (BBC) i l’altra, la Txell Feixas. Només escoltar les entrevistes o veure els reportatges de Txell Feixas Torras, corresponsal de TV3 a aquesta regió, ja és tot un luxe. Així que llegir el seu llibre deu ser fascinant, perquè narra les històries de desafiament contra el masclisme de dones àrabs que ha pogut conéixer. Perquè no necessiten que cap europeu les salvi, perquè la Primavera Àrab no s’ha acabat i perquè al món àrab, els feminismes han construït la seva pròpia lluita. I des de l’Occident, ens pertoca callar, escoltar i aprendre.

  1. Guerra i pau

L’escriptor Eduardo Mendoza va explicar en una conversa emesa en directe l’altre dia amb l’autor britànic John Carlin que està rellegint aquesta gran novel·la. Sovint és considerada la culminació de l’obra literària de Lev Tolstoi, el meu escriptor preferit. Els llibres que m’he llegit del creador rus m’han fet emocionar, pensar i reflexionar, però encara no he tingut l’honor de visitar Guerra i pau. Sí el tinc a casa i és un dels llibres que m’encantaria descobrir cortesia del coronavirus.

  1. Mona

Si m’heu llegit abans sabeu que m’agrada la literatura llatinoamericana i especialment l’argentina. Per això us recomano Mona, un thriller de Pola Oloixarac. Una jove escriptora peruana arriba a Suècia en el context d’un premi literari. El suspens es construeix entorn l’enigma de qui guanyarà el concurs i les intrigues que l’envolten. Una novel·la d’aventures sexuals i mentals.

  1. El Decameró

Un altre imprescindible de qualsevol encierro. Aquest llibre, escrit per l’humanista italià Giovani Boccaccio al segle XIV, se situa històricament a la ressaca de la pandèmia medieval de la pesta negra. Un grup d’amics fuig de la plaga i troba refugi en un castell on s’expliquen contes irreverents, molt divertits i crítics amb la societat i l’Església de l’època. Els deu companys de viatge es narren cadascun un conte al llarg de deu dies, cada dia amb una temàtica diferent, de manera que es tracta d’un recull de 100 relats breus. Això sí, prepareu-vos per frases quilomètriques perquè us quedareu sense aire.

  1. Llengua d’àntrax

Llengua d’àntrax és el millor llibre de poesia en català publicat l’any 2019, segons els Premis Josep M. Llompart de l’Associació d’Escriptors en Llengua Catalana. Si us agrada la poesia, us el recomano, i si no, també, perquè és molt difícil que no us sentiu identificats sentimentalment amb algun dels versos, que giren entorn de l’amor. Si us interessa ampliar, fa poc vaig entrevistar l’autora i amiga Anna Gas Serra en aquest vídeo.

  1. ¿Por qué me comprasteis un walkie‑talkie si era hijo único?

Les meves germanes m’han imposat que m’he de llegir una novel·la molt peculiar de Santi Balmes, líder i cantautor de la banda Love of a Lesbian. En 400 pàgines hi caben moltes històries. Una és la d’un nen cantant lleig, raret i extraterrestre a qui la discogràfica roba les seves cançons. Una altra: la del nen guapo que posa una cara maca a les cançons robades. Un noi, en realitat, gay i molt lluny del producte comercialitzat pels qui venen la seva imatge. Tot això us ho heu d’imaginar banyat d’un humor absurd molt original i incorrecte contra tot tabú. I la cirereta: les il·lustracions del fantàstic Ricardo Cavolo.

  1. El codi da Vinci

Poc a dir. Dan Brown no guanyarà un Nobel de Literatura però sí que ens deixarà enganxats als seus misteris plens d’enigmes, suspens, intrigues, símbols i trencaclosques. El codi és el primer d’una sèrie de cinc llibres que desemboca en Origen, novel·la ambientada a Barcelona.

  1. The Book of Symbols

I seguint amb el fil de la simbologia però canviant de tema: un llibre de Taschen que pot enriquir molt una biblioteca. Il·lustracions, significats i molta història que ens permet desxifrar els jeroglífics de les religions, la màgia, el sol, l’art… per entendre’ls millor.

  1. Astèrix i Cleopatra

Fa un mes de la mort, per un atac de cor no relacionat amb el coronavirus, d’Albert Uderzo, il·lustrador d’Astèrix i Obèlix. Aquesta emergència sanitària pot ser un bon moment per recordar el seu gran llegat, per rellegir els seus còmics o comprar-ne de nous.

Tarot creepy: el coronavirus nos fulminará el 23F

Nuestro fin está más cerca de lo que creíamos. Id reservando ataúd para el 23 de febrero.

Sí, sé lo que estáis pensando. Aún no habíamos salido de los refugios nucleares tras la Tercera Guerra Mundial desatada por Irán y ya se nos viene encima una nueva hecatombe global.

El show mediático no puede sobrevivir sin que el mundo se acabe al menos una vez por semana. Por ello, como periodista responsable y comprometido, es mi deber aportar mi grano de arena de rigor con nueva información aún más alarmante acerca del brote de coronavirus originado en China.

Tras arduas investigaciones, he podido saber que esta crisis que pone en riesgo la continuidad del planeta no ha hecho más que empezar. En los próximos días, el perverso virus chino llamado 2019-nCoV llegará al 100% de la población mundial y la tasa de supervivencia será del 0%. Lo peor está por llegar.

CHINA WUHAN CORONAVIRUS
Operario equipado con un traje de protección / Feature China, Barcroft

El método definitivo e infalible al que he recurrido para informaros sin que quede lugar a dudas es la lectura de cartas del Tarot de la revista Cosmopolitan. Los más escépticos se burlarán, pero os advierto que en estos temas, el Cosmopolitan no tiene por costumbre fallar. Esto es cosa seria.

Solo hay que entrar en la página web del medio y buscar qué futuro te depara según tu signo del zodíaco. Gracias a mi gran labor de investigación periodística merecedora del Premio Pulitzer de este año, he descubierto que, según el doctor Daniel Lucey, profesor de la Universidad de Georgetown, la infección se originó en torno a noviembre de 2019. En otras palabras, al haber nacido en estas fechas, el coronavirus es Escorpio.

La predicción de la semana que hace el astrólogo Colin Bedell para esta publicación de moda resulta estremecedora: “No te lo estás imaginando; estás siendo observado, Escorpio”. Una referencia clara e inequívoca al foco mediático al que se ha sometido a la epidemia de Wuhan de la que todos están pendientes.

“Estás irradiando a un nivel con el que los demás no pueden llegar a conseguir lo suficiente de ti”, sigue Bedell. Está claro que el 2019-nCoV irradia infección. Finalmente, el tarotista nos arroja una profecía demoledora: recomienda a los Escorpio, entre los que se incluye el malvado virus, que hagan “cosas diferentes”, ante lo que anticipa “resultados mágicos”.

Image result for cosmopolitan tarot
Cartas del Tarot / Cosmopolitan

Siento daros malas noticias. Pero si a la epidemia le esperan resultados mágicos, esto significa que al resto de la humanidad le esperan resultados devastadores. Las cartas son claras: el coronavirus se saldrá con la suya.

Por algún motivo, esta semana el Cosmopolitan ha colgado dos pronósticos diferentes del Tarot en paralelo. El otro es el de la columnista y creadora Kerry Ward. Sus augurios no son mucho más esperanzadores.

Esta semana, Ward asigna a los Escorpio la carta de La Luna. “Podrías descubrir nuevas noticias”, vaticina. “¡Prepárate para una sorpresa!” Obviamente, lo que está previendo aquí esta especialista en lo paranormal es que el virus nos sorprenderá a todos matándonos.

Y una actualización de última hora: Mientras escribía yo esto, Colin Bedell ya ha publicado sus profecías para la siguiente semana. Su análisis para Escorpio: “Eres 100% esa perra”, dice. Y nos avanza noticias aún peores: Un “Mercurio confiado” y la “Luna Llena en Leo” iluminan el camino de los Escorpio, según Bedell. Algo que les dará fuerza y poder para “pedir y realizar cualesquiera que sean tus sueños profesionales”, en este caso, exterminar a la humanidad.

image
La carta de La Luna en una baraja de cartas del Tarot / Cosmopolitan

He investigado también el horóscopo sexual del fin de semana que nos brinda la revista de la mano del astrólogo Jake Register. Un frente clave si queremos saber cómo se va a reproducir el virus. El influencer nos alerta que “este fin de semana te encuentra queriendo estar con alguien mucho más de lo usual”. Señal de las ansias que tiene la epidemia de penetrar carne humana.

“Irradias energía sexual magnética que te ayuda atraer a los demás sin siquiera intentarlo”, sigue Register, que aconseja a los Escorpio que no se sientan vulnerables porque se acercan “recompensas aluicinantes a tus esfuerzos”. Prueba concluyente de que finalmente este brote cosechará el fruto de las enfermedades que ha sembrado.

¿Seguís sin estar convencidos? ¿Aún queréis más evidencias aplastantes? Pues os traigo una última profecía definitiva. En su lectura del horóscopo mensual para Escorpio, la astróloga Aliza Kelly escribe: “tienes un plan maestro secreto y no hay nada que ames más que sorprender a la gente con tus jugadas de poder inesperadas”.

La escritora se refiere sin lugar a dudas al plan secreto para infectar a todos los humanos y acabar con el mundo. Pero además, nos da hasta una fecha concreta en la que podemos situar el apocalipsis: “La Luna Nueva en Piscis el 23 de febrero es un momento excelente para conectar con nuevos churris”. “Podría ser el cambio de punto de vista que has estado esperando”.

Image result for coronavirus outbreak wuhan suits
Profesionales sanitarios en Hong Kong tras detectarse casos de coronavirus / Miguel Candela

Así firma Kelly su sentencia final a una especie que ha dominado la Tierra durante milenios. En esta fecha el coronavirus de Wuhan reunirá las condiciones necesarias para infectar a los pocos supervivientes que queden por entonces. El 23F fue la fecha negra en la que España sufrió un golpe de Estado, y ahora está por convertirse en el día en el que el hombre desapareció de la faz de la Tierra.

Hasta aquí mis profecías de hoy. Espero que no cunda el pánico y que os sepáis tomar este artículo con humor. Si esta noche no vais a poder dormir por la amenaza del BetaCoronavirus de Wuhan, os animo a informaros sobre el peligro real.

Es cierto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado la emergencia global. Y sí, ya ha habido 362 víctimas mortales de un total de 17.386 casos confirmados del virus. Pero solo una de ellas es una persona fuera del país de origen del brote, China. Se trata de un hombre de 44 años de Filipinas que habría estado afectado por al menos dos enfermedades más, según la CNBC.

Además, estos más de 17.000 casos que conocemos son solo aquellos más graves, ya que cuando los síntomas son menos agudos, el paciente no suele llegar al hospital. Investigadores del Imperial College London y la Northeastern University estimaron que la afectación real podría llegar a ser 10 veces mayor con respecto a los casos confirmados. Es decir, con los números actuales, estaríamos hablando de unos 170.000 afectados en todo el mundo.

La ciudad de Wuhan en 2018 / Yohann Agnelot

Esto en realidad es una buena noticia. Significa, según explica en el podcast Today in Focus la editora de salud de The Guardian, Sarah Boseley, que el porcentaje de víctimas infectadas que acaban muriendo es mucho menor de lo que se llegó a suponer. Pasaríamos de estar frente a una tasa de mortalidad del 2%, como se creyó, que sí era relativamente elevada, a un 0,2% aproximadamente.

Pongámoslo en contexto. La mortalidad del sida supera el 80%. El Ébola puede llegar al 90%. La malaria, al 20%. E incluso el virus de la gripe puede llegar a matar a más de medio millón de personas en todo el mundo cada año. Hasta 646.000, según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

En definitiva: Estamos ante un brote de coronavirus grave, pero no una crisis global.

Espero que os hayan gustado mis profecías del Tarot coronavírico. Uno de mis secretos mejores guardados es que entre mis posesiones más preciadas está una baraja de Tarot Rider-Waite que me regaló mi buen amigo Abel. Ya sabéis como soy: ateo y solo creo en la ciencia, en y en las personas. Pero nada como una sesión mística para pasar un rato divertido.

Así que si queréis que escriba más contenido de Tarot para saber el futuro de famosos, sucesos, política y demás, compartid este post con vuestros amigos en las redes sociales. Indicadme en los comentarios a qué o quién queréis que le adivine el futuro y os traeré respuestas en mis próximos posts. Mientras tanto, disfrutad de la vida y no os muráis con ningunos viruses. 😱🦠

El pulso del Besòs, un barrio obrero que reivindica su dignidad

A ciertas horas del ocaso, en ciertas calles sucias —algunos vecinos dirían que inseguras— y casi desérticas del barrio barcelonés del Besòs, puede escucharse un oasis de calma misteriosa.

Los acordes armónicos y sinuosos de una hábil guitarra flamenca suenan en manos de un joven acompañado de dos de sus amigos gitanos.

—Estamos fichados por la Interpol —bromea, o no, uno de ellos, sonriente.

Bloques del ‘Besòs profundo’. En segundo término, los bloques de Venus y La Mina Vella y, al fondo, Santa Coloma / Víctor Recacha

Poco después, un joven latino que luce un peinado urbano —largo y rizado pero rapado por los costados— y ropa callejera —pantalones largos de chándal grises, chaqueta táctica Nike de color negro y unas zapatillas deportivas blancas— cruza la misma calle apresurado mientras escucha música por sus auriculares. 

En otro momento y en otro lugar —una pequeña y solitaria calle, no muy lejana, ajardinada y encajonada entre bloques de pisos—, un corro de amigos habla animadamente en árabe y aprovecha una reunión de bancos para pasar la tarde con un juego de cartas.

Luis Roche, Emma Chaffes y Marta López, vecinos del barrio de distintas edades / Víctor Recacha y Lautaro Samarra

Frente a la estación de metro de Besòs Mar, punto neurálgico del barrio, la gente espera para sacar dinero en el cajero. Una mujer con velo pasea a su bebé en un carrito.

Otro grupo más numeroso de jóvenes blancos con ropa de marca forma un círculo de pie. Una de ellos exhibe una vistosa rojigualda en la funda de su móvil mientras sus amigos charlan y sonríen.

Mural de Besòs Mar en los antiguos cines Pere IV, ubicación de la futura sede del distrito / Víctor Recacha

Algunas noches, en algunas plazas, algunos vecinos preparan barbacoas a la luz de la luna. No necesitan mansiones con jardín, puesto que las calles del ‘Besòs profundo’, al igual que las de La Mina, son el patio de todo el mundo.

En los días de más calor, no es extraño encontrar niños jugando en piscinas hinchables improvisadas.

Un área de juegos infantiles vacía frente a un bloque de viviendas esta semana en el Besòs / Víctor Recacha

Las calles besonenses también suelen acoger predicadores de los Testigos de Jehová, no pocas personas sin techo y parejas y grupos de personas mayores que hacen su tradicional paseo de Rambla Prim.

La calle de Alfons el Magnànim, que discurre en paralelo a una sola manzana, también es muy concurrida, dotada de centralidad por el tranvía y el metro.

Los skaters se hacen ver, pero la moda entre la juventud local está clara. Cada vez son más numerosos los rebaños de patinetes eléctricos negros que suben y bajan las cortas calles.

Dos estudiantes con bolsas deportivas caminan el pasado martes por el Besòs hacia Rambla Prim / Víctor Recacha

El 28% de los más de 20.000 habitantes del Besòs i el Maresme tiene una nacionalidad distinta a la española. La historia del barrio está fuertemente marcada por la inmigración.

No solo por las oleadas, más recientes, de movilidad internacional. También como destino de la emigración española de los sesenta.

Es uno de los lugares donde, como en la Zona Franca y en palabras del escritor Paco Candel, la ciudad cambia su nombre. Situada entre la Gran Vía y el mar, separada por La Mina del río que la bautizó, es otra de las Barcelonas del extrarradio.

Este legado convierte al Besòs en un barrio de raíz obrera que ha sido y es uno de los feudos rojos de España. Los socialistas solo han sido destronados por Ciudadanos en una ocasión —las autonómicas de 2017— en la que pesó más la bandera española que el sentimiento de clase.

Ropa tendida en el balcón de una vivienda en uno de los viejos bloques del ‘Besòs profundo’ / Víctor Recacha

Apenas cuatro kilómetros separan el Besòs de la Vila Olímpica, pero entre ambos barrios hay una brecha de tres años y medio en esperanza de vida. Los vecinos del Besòs no solo tienen menos recursos para hacer frente al día a día; sus vidas son más breves. El barrio se encuentra entre los 18 menos longevos de la ciudad.

Escenario inequívoco, los característicos edificios granate y crema, en modalidad de dos alturas y de seis plantas, son construcciones humildes que sirvieron para acoger la ola migratoria de otras regiones españolas.

Aún hoy, las afectaciones por aluminosis son un lastre que no se ha erradicado por completo.

Los carácteristicos edificios granates a seis y dos alturas construidos a partir de los sesenta en el ‘Besòs profundo’ / Víctor Recacha

La vida comercial que se abre entre los bloques es también distintiva. Bares populares —en gran parte, regentados por personas de origen chino—, bazares, carnicerías, supermercados rotulados en verde y blanco —la bandera de Pakistan—, restaurantes kebab, peluquerías…

Es difícil encontrar establecimiento o empresa concebidos para un consumo fuera de las puertas del barrio.

Tres hombres de etnia árabe, el pasado martes a las puertas de un restaurante ‘kebab’, uno de los establecimientos que más triunfa en el Besòs / Víctor Recacha

Lo que esconde esta anémica fachada comercial es una segunda economía. En un barrio con altos niveles de paro y pobres expectativas de futuro para los jóvenes, ¿cómo se financian los ostentosos BMW y coches de alta gama que se dejan ver en las calles?

“La gente vive de la droga porque no tienen ingresos”, afirma Carme Gris, tesorera de la asociación de vecinos del Besòs. En su máxima expresión, la fuerza del mercado negro del barrio se hace visible a través de los ‘narcopisos’, apartamentos clandestinos donde se vende y consume droga.

Un hombre atiende un puesto de fruta y verdura cerca del Fòrum / Víctor Recacha

La ocupación de vivienda vacía no por necesidad, sino para ser vendida y alquilada sin contrato a precios módicos es otra práctica que ha derivado en la existencia de inquilinos sin derechos y desahucios al margen de la ley, según el presidente de la AVV Besòs, Francisco Abad.

El aparador de hoteles y apartamentos de lujo en el litoral del Besòs, Diagonal Mar y el Fòrum apenas oculta uno de los escenarios más pobres de Barcelona.

El Besòs y sus dos caras. El rascacielos de un lujoso hotel de cuatro estellas frente a un bloque del Besòs / Víctor Recacha

De regreso a casa con su nieta, la vecina Emma Chaffes muestra enfado al contemplar la desaparición de uno de los bancos de su calle. Lamenta que un barrio con potencial, en el que se han volcado grandes infraestructuras de transporte, se ha degradado en los últimos años.

“Yo mismo y todos en algún momento” han retirado jeringuillas de las áreas de recreo para que sus niños puedan jugar, relata Meme Rus. Es miembro de El Besòs por un Barrio Digno, una plataforma contra el olvido institucional frente a los problemas locales de inseguridad, insalubridad, drogas, delincuencia y pobreza.

Un nuevo parque infantil en el extremo litoral del Besòs con las obras recién terminadas / Víctor Recacha

En los últimos meses, estas reivindicaciones han sacado a la calle a miles de personas y motivado caceroladas, acampadas y pancartas.

El detonante de las movilizaciones ha sido la previsible apertura de un centro para menores extranjeros no acompañados (MENAs) en un solar próximo a otros focos de complejidad social como la sala de venopunción del Fòrum, la llamada ‘narcosala’.

“No va ser bueno para los MENAs ni para los niños”, opina Encarna Cortés, vecina del barrio y antigua residente de La Mina. “En La Mina hay mucha droga… acabarían siendo traficantes”, teme. “Necesitan cariño”.

Vista aérea del Centre Fòrum (Parc de Salut Mar), ubicación de la sala de venopunción del Besòs / Victor Recacha

La extrema derecha no ha desaprovechado la oportunidad de intentar manipular las quejas.

Ubicado en el ateneo anarquista Gregal, un comedor social gestionado por dos hermanas y cuyos usuarios incluyen inmigrantes ha sufrido sabotajes en la puerta y pintadas en la fachada que rezan “Vox” o esvásticas. Los grafitis de Falange recorren el barrio.

Vox también ha culpado en Twitter a los “extranjeros” de la inseguridad de La Verneda, cuyos vecinos han compartido manifestaciones con los del Besòs por inquietudes comunes.

Una encuesta de la AVV Besòs, que no participa en las manifestaciones al dar por buenas las frágiles promesas de las administraciones de que se buscará otra ubicación para el centro de MENAs, arroja un dato demoledor: el 65% de los vecinos del barrio no siente que este sea seguro.

Mientras tanto, la asociación de vecinos intenta batallar en otros frentes, desde parar desahucios hasta reclamar infraestructuras que nunca llegan.

Edificio moderno de viviendas delante del campus universitario Diagonal-Besòs / Víctor Recacha

Una de ellas es la demorada y muy anticipada futura subsede del distrito, que debe aterrizar junto a más equipamientos —un cine auditorio, una terraza con huertos urbanos o una sala de estudio nocturna— en la ruina abandonada de los antiguos cines Pere IV. Hoy, un colorido e icónico mural decora sus paredes, en Besòs Mar.

Mientras no llegue el nuevo centro público, se seguirá produciendo la paradoja de que los grandes eventos culturales del Besòs tienen que festejarse fuera del barrio por la falta de espacios disponibles.

Los conciertos del festival (In)fusión Flamenca celebrado este mes han llenado auditorios. Pero cerca, no dentro, del Besòs, como por ejemplo el de Sant Martí.

Mural de Besòs Mar en los antiguos cines Pere IV, ubicación de la futura sede del distrito / Víctor Recacha

El inicio de las obras de reforma del antiguo Cine Pere IV está previsto para 2021 “si todo va bien”, según Silvia López, consellera de districte del PSC.

El Ajuntament de Barcelona ha anunciado que ya se ha llegado a un acuerdo con CaixaBank para la expropiación pública del cajero, el único punto de actividad en el emplazamiento.

López, la encargada en el gobierno municipal de lidiar con el día a día del barrio, asegura que, aunque no sea visible, “estamos haciendo mucho trabajo en el Besòs”.

Afirma que el regidor David Escudé se ha reunido con El Besòs por un Barrio Digno y otros vecinos y que la recogida municipal de jeringas en la calle se ha intensificado a un ritmo de tres actuaciones por semana

Mural de Besòs Mar en los antiguos cines Pere IV, ubicación de la futura sede del distrito / Víctor Recacha

Otro proyecto pendiente es la reconversión de la calle Cristóbal de Moura en un nuevo eje verde que una el parque del Centro de Poblenou con el parque del Besòs, frente a La Mina.

Los problemas del Besòs se amontonan. Y los ajenos —una controvertida incineradora de TERSA pendiente de cierre o un Fòrum de conciertos que molestan a los vecinos— se añaden a los propios.

Pero en un barrio en el que uno de los únicos puntos de acceso a la cultura es una minúscula biblioteca de menos de media planta, también existe una rica vida asociativa, social, vecinal, cultural, deportiva, solidaria y religiosa.

Las dos Barcelonas. El mural y los edificios de Besòs Mar, con la sede corporativa de Telefónica en Barcelona de fondo / Víctor Recacha

El edificio menos pensado puede albergar una iglesia o centro de culto tibetano, musulmán o evangélico. El Besòs es, además, denominación de origen de conciertos, festivales y conferencias de flamenco.

Y, ante todo este escenario, no son pocos los que miran a la esperada reforma del difunto cine Pere IV. Intuyen que la presencia de una delegación municipal atraería personas y clientes para el comercio local desde otros barrios.

Nace, por tanto, el sueño de un nuevo polo de desarrollo económico y social que reactive el suburbio. Un impulso que, según vislumbran, encarrilaría el barrio definivamente hacia su dignificación.

La Rambla Prim abriéndose paso entre el Besòs desde el mar hacia la Gran Vía de Barcelona / Víctor Recacha

Agradecimiento especial: a los vecinos, trabajadores y asiduos del Besòs por recibirme con los brazos abiertos y a Lautaro Samarra por ayudarme con el trabajo de campo y la fotografía.